Alguna vez me ha dado por pensar que vería un supuesto ser superior inexistente si mirase nuestro mundo desde arriba y siempre llegué a la misma conclusión. Nos verá como nosotros vemos a las hormigas, siempre de un lado para otro, sin darle más sentido a la vida que el de mantenernos ocupados y disfrutar de pequeños momentos de felicidad.

Me gustaría creer que hay algo más pero, mi materialismo me lo impide y mis experiencias me indican lo contrario. Por mucho que intento decirme que soy distinto y que yo tengo otras expectativas no consigo engañarme porque, seamos sinceros, todos buscamos lo mismo, vivir bien y ya no queda otra forma de hacerlo que trabajando, si no hay plata no hay nada.

Estudia para tener un buen trabajo en el que te putearan para que otros se lleven todo el merito de tus horas de estudio. Trabaja duro y así ascenderás y podrás putear a los que estén por debajo de ti y que los que estén por encima te puteen a ti. Si no estudias más de lo mismo. Vuélvete una especie de felpudo humano suplicante para poder tener un trabajo que roce los limites de la esclavitud y que aliene tu persona por completo.

¿Todo para qué? ¿Una tele más grande? ¿Una familia al más puro estilo American Way of Life? No sé, si eso merece la pena pero, lo que no podemos negar es que no se puede elegir otra cosa. Si no lo haces quedas excluido del sistema. No es que nadie tenga las miras y sus expectativas por encima de los demás, es que nadie puede alzar la mirada porque hay algo que nos lo impide. Mantener el sistema nuestra principal misión. Trabaja para poder consumir sin parar y así, costear los gastos de la empresa para la que trabajas y los gastos de tu jefe que no le importa una mierda tu bienestar, sólo su enriquecimiento.

Seamos realistas, los avances en las condiciones de trabajo no son mas que el resultado de una maniobra burguesa, necesitaban de un espectro más amplio de consumidores para mantener sus empresas. Ya no sólo bastaba con los ricos, también necesitaban que los obreros consumieran y para eso debían tener poder adquisitivo. Nunca tanto como ellos porque tampoco se pretende que los obreros den la vuelta al pastel.

Ahora que el obrero puede permitirse una televisión panorámica olvidó todos sus principios, la lucha de clases, el sindicalismo. <<¿Para qué? Tengo una televisión.>> La mayoría de los movimientos obreros no se basaron en principios políticos se basaron en las ansias de los obreros en querer ser como los burgueses, en la envidia. No se basaron en la voluntad de querer cambiar las cosas, como Marx quería. Los movimientos socialistas se fallaron a sí mismos en el momento que aceptaron la sociedad de consumo.

Intento ser un purista, pensar que llevo la revolución dentro de mí, que puedo cambiar las cosas. Cuando intentas conseguir el apoyo de la gente, sólo encuentras gente sin principios o personas que esperan formar parte de un grupo casi "paramilitar". A lo largo de mi vida siempre escuché que la "Gran Revolución" está por llegar, que las cosas no podían seguir así. Me lo decía un hombre que vestía un traje de 600 € y que tiene un mercedes en su puerta. Según su versión combaten el sistema desde dentro, estando al lado de los poderosos para boicotearles, según mi versión estas personas hace tiempo que olvidaron su juventud y los principios que los movieron.

Este fin de semana son las fiestas del Partido Comunista, un partido venerado por lo que fue y lo que representó y no por lo que es actualmente. A los que pensáis que siguen intactas sus máximas revolucionarias os invito a ir al aparcamiento de los políticos y que observéis los coches con los que llegan. Mercedes, la nueva marca revolucionaria, precios populares.