Lo acojonante de encontrarte en un punto de inflexión en tu vida es poder observar todo lo que dejaste en el camino y darte cuenta de que las cosas que todavía llevas contigo están ahí por alguna razón y a la vez sentir la incertidumbre que produce el enfrentarte a un camino no trazado.